• Juan

Un milagro para nuestras conversaciones terapéuticas.


La técnica milagrosa de las que les voy a hablar requiere de imaginación y de crear y recrear una situación "hipotética", y lo pongo entre comillas ya que, aunque la premisa sea imaginar un futuro diferente, en muchos casos lo que se imagina son situaciones ya vividas o que se están viviendo.


Hacer uso de la imaginación es una herramienta clave en distintos enfoques en psicoterapia. Desde la hipnosis, pasando por la terapia gestáltica con técnicas integrativas o desde una mirada más cognitivo-conductual para ciertos procesos de relajación o técnicas de afrontamiento.

Podemos encontrar técnicas de todos los tamaños y colores relacionadas a este tema, sin embargo, y en lo que respecta a esta entrada, me gustaría destacar una técnica en particular: “La Pregunta Milagro”. En los siguientes párrafos podrán encontrar generalidades de la técnica, sus distintos usos y qué debemos tener en cuenta para llevarla a cabo.

Hablar específicamente de Pregunta Milagro es hablar de Terapia Centrada en las Soluciones (TCS) y de una serie de preguntas enfocadas a identificar realidades/narrativas donde el problema no se presente, o dicho de otra forma, donde hemos logrado ese "estado deseado" que muchas veces buscamos obtener de un proceso de psicoterapia.

La literatura sitúa a Insoo Kim Berg, terapeuta de gran influencia dentro del mundo de la psicoterapia y la TCS, como la primera terapeuta que experimentó con la Pregunta Milagro. “Surgió como respuesta a un cliente, que dijo bajo desesperación; quizás solo un milagro puede ayudarme” (de Shazer et al. 2007. pag. 37). Hoy por hoy la técnica es una abanderada de la TCS, y basta con poner "pregunta milagro" en internet para encontrar infinidad de información y recursos relacionados a ésta.

Ahora, ¿para qué sirve la aplicación de una técnica como la Pregunta Milagro?

En este caso quiero compartir 3 motivos que he identificado en el libro de Shazer (indicado en las referencias) y con los que me siento identificado, y aunque está más enfocado en el campo de la Psicoterapia, podría funcionar para muchos contextos.

  1. Una alternativa para crear objetivos: Ayuda a identificar cuándo se puede dar por finalizado el proceso, es decir, cuándo se ha llegado al objetivo definido entre las dos partes y el proceso se puede dar por finalizado..

  2. Una experiencia emocional: Narrar y describir desde la imaginación, recordar e intentar “revivir” un recuerdo o una proyección a futuro, puede venir acompañado de distintas emociones que "intensifiquen" la experiencia o ejercicio. Si consideramos que la experiencia emocional puede ayudar en el proceso de cambio, esta técnica te pueda ayudar.

  3. Para preparar/identificar excepciones: Encontrar excepciones en el discurso de la persona es de gran importancia. En este caso nos referimos a identificar en la narrativa de los clientes situaciones donde no se presente el problema y estén funcionando en ese “estado deseado”. Darse cuenta de esto, reconocerlo y ampliarlo, es fundamental y valioso para un proceso de cambio.

Intentar guiar y acompañar un proceso de imaginación a futuro requiere intentar mantener una actitud de curiosidad y respeto, sabiendo que en el intercambio de preguntas la experta es la persona entrevistada. Uno de los aspectos de mayor importancia y cuidado es escuchar las respuestas a nuestras preguntas, y aunque parezca una afirmación obvia, parafraseando a Shazer no sabemos exactamente qué hemos preguntado hasta que escuchamos la respuesta del cliente/usuaria.

Para finalizar, les dejo un ejemplo de cómo podríamos iniciar la construcción de ese futuro preferido (cabe aclarar que en este ejemplo no he utilizado la palabra "milagro", y que sus distintos matices irán de acuerdo a la persona que haga uso de esta técnica), y recordá, Go Slow...

"Imaginá que durante la madrugada de hoy, mientras dormís, algo ocurre repentinamente, y las expectativas/deseos por las que has iniciado un proceso de terapia/coaching se han cumplido, ¿qué es lo primero que notarás diferente? ¿qué más? ¿qué más? ¿qué sería diferente mañana? ¿quién más se daría cuenta? ¿qué diferencia notaría esa persona? ¿qué más? ¿qué más? ¿qué más? ...

Referencias bibliográficas consultadas:

- De Shazer, Steve et al (2007). More than miracles. “The state of the art of Solution-Focused brief therapy”.

- Dreesen, Heinrich et al (2012). Encounters. With Steve de Shazer and Insoo Kim Berg.

- Santa Rita, Emilio (1996). “The Miracle Question & Therapy with college Students”. Bronx Cummunity Colllege- City University of New York. January 15.

#coaching #psicoterapia #preguntamilagro #terapiabreve

©2020 by Azul Cálido. Proudly created with Wix.com