Una vez en diciembre... navidades modo pandemia.

Este año ha sido un año distinto, en el que la incertidumbre se ha hecho más visible. Es cierto que nunca sabemos lo que va a pasar al día siguiente, sin embargo antes contábamos con un cierto grado de confianza y una sensación de mayor estabilidad. Algunxs perdimos nuestros trabajos, y con ellos una parte de nuestra identidad, otrxs no perdimos los trabajos pero vimos reducidos nuestros ingresos. Para la gran mayoría el estilo de vida cambio y nuestras libertades se han visto limitadas de una manera que no podíamos predecir.




Y así este 2020 va cerrándose mientras el 2021 se acerca. Llegamos a diciembre con emociones encontradas, juzgando si podremos ver a nuestra familia o si será mejor evitarlo.

Para algunas personas estas navidades serán fiestas muy solitarias y la verdad es que antes del COVID para muchas ya lo eran.


El reto navideño se convierte en abrazar esa soledad compartida y en aceptar los sentimientos que esto nos genera. De nada sirve tratar de dejar de sentirnos cómo nos sentimos, porque evitar sentir normalmente resulta en sentir más. Así como evitar pensar, resulta en que pensemos más.


Estas navidades la invitación es a mirar despacio lo que nos rodea, a frenar el acelere y a muy poco a poco quitar el automático. No olvidemos en esta entrada a diciembre de esclarecer lo que nos importa de lo que al final "no era tan importante". Puede llegar a ser muy revelador y confortante hacer las paces con lo que estamos viviendo.



Entradas Recientes

Ver todo