Historia de un matrimonio!/ Marriage story

Actualizado: 17 de dic de 2019

Empiezo, antes que nada avisando que.. !haré spoiler! así que si no la has visto y quieres verla para de leer y entra a Netflix...




Esta película me conmovió pero también me sorprendió por su claridad y simpleza al relatar la historia de tantas parejas y familias. Nos habla de las dificultades y narrativas problemáticas de una pareja, protagonizada por Adam Driver y Scarlett Johansson, pero también nos permite asomarnos a los recursos y la capacidad de una familia de evolucionar más allá de un divorcio. Aunque lo hace enseñándonos un ideal de resolución en donde todo sale bien y hay un final feliz, creo que el mensaje que nos deja es también el del esfuerzo. No todas las familias, ni parejas tienen el mismo desenlace. Pero parar a reconocer el esfuerzo nos trae esperanza.


En cuanto a Nicole, ella nos confronta con una de las dificultades en las relaciones de pareja: la pérdida de individualidad, la fusión con los sueños del otro, la dificultad para alzar su propia voz. Pero también el miedo a usar esa voz, mostrarse vulnerable y arriesgarse a tomar decisiones que quizá no sean tan atractivas para su esposo. A veces para elegir lo que te gusta, te has de arriesgar a que el otro no te apruebe.


Por otro lado Charlie, se enfrenta a nuevos retos cuando re-encuentra esa individualidad en su ex, y se dispone a negociar como negociaría con su esposa, quien aparentemente ha tomado un nuevo rumbo y decisiones que le afectan a él y a su hijo. Esa mezcla de querer considerar a tu pareja como un ente estático en vez de dinámico, y el vaso de agua en la cara cuando tu hijo tiene mamitis pero no vas a tener el tiempo extra del sofá para re-conquistarlo, es sin duda dolorosa. Ser papá a distancia, sabiendo que tu relación con tus hijos ha cambiado, que no dispones del tiempo para verlos en su día a día y que muchas veces ellos quieren pasar su tiempo libre con otros.


Ambos pierden la alianza y complicidad que los caracterizaba al entrar al sistema legal, donde sus códigos familiares ya no generan el mismo impacto ni se leen de la misma manera. Sus abogados están preparados para ventilar los detalles más negligentes en su rol como padres y usarlos en contra del otro, de la manera menos útil para ellos y su hijo.


Pero luego de esa catástrofe legal, sobreviven como familia. Otro tipo de familia, dispuesta a mirarse desde otras casas, a negociar las fiestas y ser flexibles en acuerdos legales. Aprenden a manejar la existencia de sentimientos de amor aún vivos entre ellos, con amor hacia nuevas parejas. No caen en el error de desidealizar a uno o al otro delante de su hijo.


Las familias tradicionales existen y están en muchos casos llenas de recursos y amor, pero no son el único modelo, ni el más abundante. El amor de una familia no se mide en función de si la pareja comparte casa o está formada por una pareja del mismo sexo o sexos diferentes , etc. El amor es una práctica que requiere presencia, aceptación y compromiso hacia la búsqueda del bienestar. Aunque a veces no sea juntos, ni bajo el mismo techo.






©2020 by Azul Cálido. Proudly created with Wix.com