Límites cercanos y tiernos


¿Establecer límites es importante? Yo creo que sí. Establecer límites es una práctica que nos ayuda a relacionarnos y que puede favorecer que nos sintamos respetades a la vez que satisface nuestra necesidad de autonomía y de pertenencia.

A veces resulta contradictoria la idea de establecer un límite con el anhelo de mantenernos cercanos y conectados a las personas que nos importan. Supongo que eso tiene que ver con el significado que a menudo se le da a esta palabra. Para muches los límites recuerdan a distancia, separación y diferencia. Y para muches estas palabras duelen.

Creo que es importante recordar que podemos aprender a poner límites sin perder de vista el cuidado y la comunicación.

Los límites nos sirven para decir "no" a lo que no deseamos y también para decir "sí" a lo que nos esta gustando. Algunas veces no sabemos identificar exactamente qué es lo que queremos y no es tan fácil saber exactamente lo que no queremos, y es también válido. Tenemos derecho a estar confundides y tener dudas, y también podemos hablar de esto. Quizá necesitemos más tiempo para decidir sí podemos hacer un favor, o quedar para salir una tarde, pero en cualquier caso el límite en este caso pasa por no forzar una decisión y respetar nuestro ritmo.

"Quizá necesitemos más tiempo para decidir sí podemos hacer un favor, o quedar para salir una tarde, pero en cualquier caso el límite en este caso pasa por no forzar una decisión."

Las personas no somos estáticas, cambiamos en función de muchas variables y por tanto lo que en un momento nos puede parecer agradable en otro momento no. Por esto los límites pueden ser re encuadrados y modificados según vamos experimentando nuestras relaciones y construyendo o deconstruyendo diferentes aspectos de nuestra identidad.

Parece muy fácil decir lo que queremos, cuándo queremos, cómo lo queremos y en el justo grado en el que queremos pero este objetivo se asemeja más al de una máquina previamente calibrada que a nuestra realidad: somos humanos. Así que muchas veces nos encontramos estableciendo un límite cuando ya no podemos más, o cuando hemos tenido un día muy estresante en el trabajo, o cuando nuestras hormonas no han sido tomadas en cuenta y podemos perder de vista a la otra persona.

Es aquí donde entra la palabra "cuidado". Nuestras relaciones son importantes y dignas de cuidar y apreciar. No importa cuan individualista nos quieran hacer creer que somos. Somos animalitos sociales que interaccionamos constantemente con nuestro medio, creo que la palabra adecuada es interdependencia.

En mi opinión profesional cada persona es experta en su vida y no soy proclive de las generalidades, pero sí creo que la ternura es una aliada cuando queremos cuidarnos y cuidar. Porque a la vez que cuida los sentimientos del otre y favorece la empatía nos aleja de la culpa, del aislamiento y nos conecta.

No olvidemos que los límites muchas veces guían al otre. Funcionan y marcan el sendero por el cuál conducirnos con los demás. Y también nos permiten saber que límites tiene la otra persona. Que le gusta, que desea y que no desea.

A continuación comparto algunas ideas que nos pueden servir a modo de "mapa" para navegar en el complejo mundo de los límites:

-Encontrar un espacio (físico y temporal) para escribir sobre lo que me hace sentir incómode o deseo que cambie. Podemos empezar por una lluvia de ideas y tratar de aterrizar poco a poco a conductas específicas (actos o comentarios que nos disgustan).

-Una vez identificadas estas conductas, pensar en el lenguaje que utilizaremos. Desde psicoterapia recomendamos hablar en primera persona y no referirnos a la persona sino al acto en sí ya que nos ayuda a responsabilizarnos de nuestras emociones y a que la otra persona no se sienta atacada. Por ejemplo: "Yo me siento enfadada cuando me dices lo que tengo que hacer" en vez de "Me haces enfadar cuando me dices lo que tengo que hacer"

- Tranquilizarnos antes de nuestra reunión. No siempre discutir desde el enfado nos va a ayudar a expresar lo que deseamos, nuestras emociones son válidas e importantes pero sí sentimos que estamos invadides por alguna es buena idea esperar y postergar nuestro encuentro.

- Cuidar el contexto: Es muy útil "hacer reuniones" en espacios neutros que no sean nuestro espacio común con esta persona o personas. (Por ejemplo si vivimos en la misma casa podría ser conveniente establecer un punto de encuentro diferente).

- No perder de vista que la persona que nos escucha no es perfecta y puede reaccionar diferente a lo que esperamos.

Finalmente deseo compartir un par de vídeos ilustrativos que pueden ser útiles para todes. El primero es sobre el consentimiento y el establecimiento de nuestro límites en las relaciones sexuales. El segundo nos habla de la empatía.

https://www.youtube.com/watch?v=oQbei5JGiT8



#relaciones #límites #psicoterapia #consentir #empatía

©2020 by Azul Cálido. Proudly created with Wix.com